DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



viernes, 9 de enero de 2015

MP investiga más de 120 casos de mala praxis médica en hospitales

08/08/2014
http://ultimahora.hn/node/21101
El médico forense Dennis Castro Bobadilla, manifestó que “en el área médica tenemos que manejar el bien de la persona”.
Sin embrago, para decir que hay mala praxis en Honduras se tiene que cumplir con 7 requisitos, “pero el investigador nuestro tiene una falacia”.
Dennis Castro Bobadilla le dijo al fiscal “usted no ha dicho que para demandar las ineficiencias en los hospitales públicos del país, cuando la demanda es para el Estado, se tiene que depositar un 20 por ciento del dinero de la petición, y para los hospitales privados no se paga nada”.
Por otro lado, el director de fiscales, Rolando Argueta, aseguró que en el MP, hay al menos unas 120 denuncias de mala praxis, de las cuales un 70 por ciento están vivos y un 30 por ciento han perdido la vida.
Al mismo tiempo indicó que la praxis no solo tiene delito penal si no consecuencia civil, en el tema de las indemnizaciones que es algo que no se da en el país, este cargo civil puede ir contra el médico, enfermera o centro hospitalario, en este momento se cuenta con una negligencia médica que es la muerte de un menor en el IHSS, de Tela, que ya “tenemos resultado en este caso”.
El MP seguirá buscando las pruebas para dar con casos de mala praxis, y no “creemos que todos los médicos sean malos”, concluyó el director de Fiscales.
Por otro lado, Yolanda Gómez del Cid, expresó que “mi madre fue víctima de mala praxis, yo no busque laboratorios, ni medico de Hospital la Policlínica, lo que busque fue el hospital, para que atendieras a mi madre, sin saber que en ese centro encontraría la muerte”.
Como es posible que en el país, pagando una fianza el culpable de mala praxis salga libre.
Concluyó diciendo yo no busco dinero lo que quiero es justicia y que los culpables de haberle puesto a mi madre otro tipo de sangre paguen su culpabilidad.
De igual importancia se recibió una llamada telefónica del presidente del CMH, Elmer Mayes, quien exteriorizó que para aducir una mala praxis se tiene que hacer las investigaciones y tener las pruebas necesaria para incriminar a alguien.
Denis castro Bobadilla, no ha dicho que la asistencia del departamento legal no cumple ya que no hay suficiente médicos forense trabajando con el MP, y no hay pruebas científicas para alegar que hay mala praxis.
Al mismo tiempo sugirió que otra las pruebas de algún caso no deben estar en manos de la parte acusadora, sino en manos de alguien que no esté involucrado en el caso.
“Nosotros luchamos para dar la salud a paciente no dar la muerte”, en este momento se atienden hasta 28 mil pacientes diaria y así como se esta trabajando, son poco los casos de mala praxis que hay.
En este caso la evaluación se tiene que hacer por otras personas, para que indique que hay sospecha de culpabilidad.
- See more at: http://ultimahora.hn/node/21101#sthash.hFq0QO7X.dpuf

Journée noire pour la liberté de la presse en France. #CharlieHebdo


islamofobia y su utilización política en Francia

Por Natalia Labruna

El debate en torno del Islam lleva larga data en Francia: desde la legislación para prohibir el uso de la niqab y la burka hasta el avance electoral del islamófobo Frente Nacional, pasando por el  reclutamiento de franceses por parte del Estado Islámico (EI), el grupo yihadista que opera en Irak y Siria.
Pero el ataque contra la revista Charlie Hebdo jugó un papel definitorio en ese debate y esta vez golpeó en todos los planos de la sociedad, donde la división religiosa es cada vez más profunda.
“Esta tragedia es única en la historia francesa”, explicó a BAE Negocios desde Francia, Benoît Hervieu, periodista y coordinador de la Journée Mondiale de la radio en Unesco. “Se trata de un trauma humano, político y cultural. El modelo laico de Francia tiene muchas dificultades y ése es realmente el problema de fondo. Y lo más preocupante es que se puede agudizar”.
Los musulmanes viven tranquilos en Francia pese a la polarización que existe tanto a nivel político como a nivel social.
“Actualmente existe un conflicto dentro de la laicidad en Francia, que no creo que se resuelva en el corto plazo”, señaló Hervieu. “Lamentablemente, creo que esta división va a empeorar.”
De acuerdo con Hervieu, en el terreno político se intenta mostrar una unión sagrada que puede ser muy efímera y terminarse en los próximos días.
El gobierno de François Hollande llamó a la calma para evitar que la división en la sociedad y la fobia por los musulmanes se incremente. Sin embargo, según Hervieu, es difícil que suceda, no tanto por lo que ocurrió este miércoles sino por todo el contexto social y económico  que atraviesa Francia.
El gobierno está en una posición muy delicada y las voces de la extrema derecha podrían aprovechar lo acontecido para sus fines electorales en 2017. De hecho, la líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, salió ayer a pedir un referendo para instalar en Francia la pena de muerte.
Es que el ataque sumió al país, ya de por sí golpeado, en una profunda crisis. Con una economía estancada, reformas controvertidas y los niveles de popularidad del socialista Hollande en un piso histórico, muchos franceses auguran un año difícil.
El FN acapara el mayor número de votos en el país, con un discurso contrario a la diversidad cultural. Ayer, tras la convocatoria de los partidos de izquierda a una marcha “republicana” para el domingo, la eventual exclusión del partido de Le Pen levantó los primeros roces de la política gala tras el atentado.
“Hay una confusión total respecto del concepto de ‘unión nacional’. Ellos deberán asumir las consecuencias de cara al electorado”, expresó Le Pen.
Dentro del colectivo islámico en Europa, las mujeres de religión musulmana sufren la mayor discriminación. El colectivo contra la islamofobia en Francia asegura que entre un 70% y un 80% de las denuncias que recibe proceden de ciudadanas, en buena medida por el rechazo que genera el velo.
Para Hervieu, “la extrema derecha intentará confundir los términos ‘terrorista’ con ‘musulmán’ y ése es el gran peligro”. Ayer, este temor tuvo sus primeras confirmaciones: al menos tres ataques fueron cometidos contra centros islámicos, el más grave de ellos en Le Mans, en la región de Loira, donde una mezquita recibió el impacto de tres granadas, sin que se hayan registrado heridos
La otra dimensión no menos importante y simbólica que dejó este ataque, es el agravio a la libertad de expresión. “La movilización del miércoles fue un homenaje a las víctimas pero también decir ‘no nos callarán’, afirmó a BAE Negocios  desde París Claire San Filippo, directora para las Américas de Reporteros Sin Fronteras. “El Estado tiene un papel clave en la protección de los periodistas. Si bien Charlie estaba custodiado, no fue suficiente”, afirmó. “Hemos tenido que lamentar estos ataques en regiones  donde el EI está muy presente como Somalía, Irak, Siria, pero jamás imaginamos que pudiera suceder en el centro de París”.

--

“LA OFENSA A LO SAGRADO NO PUEDE CONSTITUIR UN LÍMITE DE LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN”

PUBLICADO EL JUEVES 8 DE ENERO DE 2015. EL ATAQUE MORTAL QUE SUFRIÓ LA REDACCIÓN DE CHARLIE HEBDO EL 7 DE ENERO DE 2015 EN PARÍS, DEMUESTRA UNA VEZ MÁS EL PELIGRO PERMANENTE QUE SE CIERNE SOBRE LOS PERIODISTAS QUE CUBREN EL DELICADO TEMA RELIGIOSO. EN 2013 REPORTEROS SIN FRONTERAS PUBLICÓ UN INFORME TITULADO “BLASFEMIA: LA INFORMACIÓN, SACRIFICADA EN EL ALTAR DE LA RELIGIÓN" (EN INGLÉS ) EN EL QUE NUESTRA ORGANIZACIÓN ANALIZABA LA SITUACIÓN RESPECTO A ESTA "OFENSA" Y HACÍA UN BALANCE DE LAS CONSECUENCIAS QUE TIENE PARA LOS PERIODISTAS EN EL MUNDO. UN INFORME DE ACTUALIDAD, POR DESGRACIA. 
Al día siguiente de la tragedia que se saldó con la muerte de 12 personas, la cuestión de la “blasfemia" y de la libertad que tienen los profesionales de los medios de comunicación de tratar libremente temas religiosos, incluso con humor, se plantea de nuevo en Francia y en el mundo entero.
Cada vez más, los periodistas se enfrentan a los tabús religiosos y a la censura de ciertos grupos de influencia que intentan imponerse. Amenazados, juzgados, incluso agredidos, los cronistas, columnistas y caricaturistas son parte de los profesionales de la información que corren más riesgos. El ataque a las oficinas de Charlie Hebdo con un coctel Molotov en 2011, perpetrado como represalia por la publicación del número especial "Charia Hebdo", y el intento de asesinato contra el caricaturista danés Kurt Westergaard en 2010, por sus dibujos del profeta Mahoma publicados en el diario Jyllands-Posten, marcaron el debate público sobre el derecho a la blasfemia, que sigue teniendo lugar en Europa y en el resto del mundo.
Apoyándose en múltiples ejemplos, como la condena a muerte del bloguero Asif Mohiuddin, dictada por grupos fundamentalistas en Bangladesh, o el proceso que enfrentó en 2011 Boris Obraztsov, jefe de redacción del diario ruso de Kaliningrad Tridevyaty region – VIP, por sus críticas a clero ortodoxo, el informe “Blasfemia: la información sacrificada en el altar de la religión" describe el peligro que constituye esta noción cuando se utiliza para restringir la libertad de expresión. En esta investigación también se abordan: la instrumentalización política de la “ofensa a la religión”, que en ciertas regiones del mundo sigue siendo castigada cruelmente, la ofensiva de ciertos Estados y organizaciones como la Organización para la Cooperación Islámica (OCI), para prohibir la “blasfemia” o remplazar la noción de “difamación individual” por la de “difamación de religiones”. Dado que en numerosos países la “blasfemia” encuentra justificación directamente en la ley, en el informe también se habla de los desafíos jurídicos e internacionales de esta noción.
Reporteros sin Fronteras recuerda que la blasfemia no puede constituir de ninguna manera un límite de la libertad de expresión o de la libertad de prensa, contemplada en el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.


"BLASPHEMY” CONCERNS MUST NOT LIMIT FREEDOM OF INFORMATION

PUBLISHED ON THURSDAY 8 JANUARY 2015. 
Yesterday’s attack on Charlie Hebdo in Paris, in which 12 people died, has served as a tragic reminder of the dangers to which journalists covering sensitive religious issues are permanently exposed.
In a December 2013 report entitled “Blasphemy: Information sacrificed on altar of religion,” Reporters Without Borders examined the “crime” of blasphemy and its consequences for journalists worldwide. Sadly, this report is still very relevant.
The ability of journalists to freely cover religious issues in a various ways, including the use of humour, is again being challenged both in France and the rest of the world.
Journalists are increasingly facing religious taboos and censorship that influential groups are trying to impose. Columnists, editorial writers and cartoonists are among the journalists who are most exposed to threats, prosecution and even physical attacks.
The fire-bombing of Charlie Hebdo’s offices in 2011 in reprisal for a “Charia Hebdo” special issue and an attempt to murder Danish cartoonist Kurt Westergaard in 2010 in response to the Jyllands-Posten newspaper’s publication of his Mohamed cartoons marked the public debate on the “right to blaspheme” that continues in Europe and elsewhere.
Citing many cases such as the death sentence that fundamentalists passed on the blogger Asif Mohiuddin in Bangladesh and the 2011 trial of Boris Obraztsov, the editor of the Kaliningrad-based newspaper Tridevyaty Region, for criticizing the Orthodox clergy, the Reporters Without Borders report analyses the dangers that result from blasphemy allegations being used to restrict free speech.
The report also looks at political use of the charge of “offence against religion” – an offence that is punished harshly in many parts of the world – and the campaign by certain countries and organizations such as the Organization of Islamic Cooperation to impose an international ban “blasphemy” or “defamation of religion.”
And the report examines the legal and international challenges stemming from the fact that “blasphemy” is defined as crime in the legislation of many countries.
Reporters Without Borders is of the firmly-held view that blasphemy allegations should never be used to restrict free speech or media freedom,which are enshrined in article 19 of the Universal Declaration of Human Rights. READ THE REPORT HERE



#textuales Esto decía hace 2 años el director del diario francés, víctima de un atentado terrorista. → http://bit.ly/atentado-en-paris }