DERECHOS HUMANOS HONDURAS


VOLUNTARIOS HONDURAS



miércoles, 13 de enero de 2016

Los niños y niñas cobija de inescrupulosos


Itsmania platero

Terrible resulta darse cuenta que en Honduras los niños as viven una  lucha constante  por sobrevivir expuestos a que adultos  inescrupulosos  los vuelvan victimas de organizaciones criminales, explotadores sexuales, movidos por la pobreza que agobia a centenares de hondureños.
El desempleo genera condiciones de violencia y desigualdad social en conjunto con otros factores que aumentan la inseguridad ciudadana generando empobrecimiento y frustración induciendo a los jóvenes a conductas radicales y agresivas creando situaciones de violencia y dañando la capacidad gubernamental porque obliga a destinar recursos para solventar este problema.

La pobreza y la marginación social no son lo mismo pero suelen ir acompañados, a mayor pobreza se tiene mas probabilidad de ser victima de marginación social y los obstáculos para que los jóvenes  ingresen al mercado laboral son cada vez mayores .

El estado no tiene estrategias claras y efectivas en el manejo y la prevención de la violencia juvenil por lo contrario es mas fácil encontrar una serie de medidas represivas y discriminatorias que buscan darle contención al fenómeno pero no una solución ,Logrando con esto una brecha mas grande entre las autoridades y la juventud, la exclusión y el repudio de la sociedad.
Dejaremos la tarea pendiente a  los gobiernos de  países  desarrollollados para que atiendan las necesidades de los pobres y lleguen un dia al respeto de los derechos  humanos con el fin menguar  la miseria…itsmania platero

NEWS CAMPAIGNS EDUCATION RESEARCH ENChoose language FRANÇAIS ESPAÑOL العربية SEARCH CAMPAIGNS KRBuick/AI SAUDI ARABIA HUMAN RIGHTS DEFENDERS AND ACTIVISTS 6 ways you can help Raif Badawi and other activists in Saudi Arabia

One year after Raif Badawi was publicly flogged, he and many other activists across Saudi Arabia urgently need your support.

A year after the international outcry over his public flogging, Raif Badawi and dozens of activists remain in prison and at risk of cruel punishments in Saudi Arabia. More and more are being sentenced under a harsh counter-terrorism law, while Saudi Arabia’s allies shamelessly back the Kingdom’s repression in the name of the so-called ‘war on terror’. Join the fight back today – here are six ways you can demand action from Saudi Arabia.
1. Demand Raif Badawi’s immediate release
In May 2014, the Saudi Arabian government sentenced blogger Raif Badawi to 10 years in prison and 1,000 lashes, for the ‘crime’ of setting up an online forum to encourage social and public debate. On Friday 9 January 2015, Raif received the first 50 painful lashes. He hasn’t been flogged since, and Amnesty supporters across the world have continued to fight for his release.
https://www.amnesty.org/en/latest/campaigns/2016/01/6-ways-you-can-help-raif-badawi-and-other-activists-in-saudi-arabia/

Iglesia salvadoreña pide a Obama detener deportaciones 10 Jan 2016 / 01:08 PM / Estados Unidos anunció incrementar en 2016 la persecución y deportación de los migrantes ilegales.




, el Triángulo Norte recibió a 89.611 deportados por Estados Unidos. La mayoría (36.416) eran hondureños, seguidos por los guatemaltecos (31.443) y lso salvadoreños (21.752).

San Salvador, El Salvador
La iglesia católica de El Salvador pidió este domingo al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, detener las deportaciones de migrantes centroamericanos, tras advertir que "no son criminales".
"En nombre de la iglesia en El Salvador quiero hacer un llamado, una petición, al señor presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y a su gobierno a no continuar con las deportaciones de nuestros hermanos centroamericanos", declaró en rueda de prensa el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar.
"No es justo, ellos no son criminales para ser deportados, son personas buenas, son personas humildes, sencillas, que buscan mejorar sus vidas sin hacer mal a nadie, al contrario brindan su trabajo honesto", añadió.
Estados Unidos se propone incrementar en 2016 la persecución y deportación de los migrantes ilegales, particularmente los centroamericanos, lo cual encendió las alarmas sobre todo en el Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras).
En la semana que finalizó Guatemala recibió a cuatro madres y diez niños deportados.
El gobierno de El Salvador anunció el jueves que logró suspender la deportación desde Estados Unidos de 22 personas (8 adultos y 14 niños) atrapadas el 2 y 3 de enero en el marco de las primeras redadas del año de inmigrantes indocumentados.
En 2015, el Triángulo Norte recibió a 89.611 deportados por Estados Unidos. La mayoría (36.416) eran hondureños, seguidos por los guatemaltecos (31.443) y lso salvadoreños (21.752).
Escobar hizo un llamamiento a las autoridades norteamericanas para aprobar una "reforma integral migratoria" que favorezca la regularización de los millones de migrantes en esa nación.
En Estados Unidos viven en forma legal o indocumentada 2,6 millones de los 3 millones de salvadoreños residentes en el extranjero, quienes en 2014 enviaron 4.217,2 millones de dólares en remesas familiares, equivalentes al 16,5% del PIB del país.

Melissa Mark-Viverito: Redadas indignantes e inhumanas

Por Melissa Mark-Viverito, Codirectora de Latino Victory Fund y presidenta del Concejo Municipal de Nueva York
Empezando el 2016 comenzaron las redadas, y con ellas vinieron el miedo y la inseguridad para cientos de miles de familias inmigrantes.
Viajaron a este país por una travesía peligrosa que pudo haberles costado la vida. Pero no importaba. El deseo de superarse y de escapar ciertas persecuciones en sus países de origen era más fuerte que cualquier riesgo.

Llegaron sin documentos, sin un solo papel que les permitiera vivir aquí. Los residentes de este país los recibieron con algo de sospecha y hasta rechazo, pero al final, algunos les extendieron la mano y les ayudaron a establecerse y a florecer.
Después de todo, eso es lo que hace un buen ser humano. En este caso, los inmigrantes indocumentados llegaron desde Inglaterra en 1607 y esta llegada a lo largo de la historia estableció la base de los valores de los Estados Unidos. Somos un país de inmigrantes.
Hoy, al igual que en 1607, hay inmigrantes que enfrentan peligros para llegar a este pais buscando superarse y escapar cierta persecución en sus países de origen, pero en vez de extenderles la mano, se le está dando una bofetada.
Estos inmigrantes vienen de Centroamérica; son en su mayoría familias con niños, y arriesgaron sus vidas para venir a Estados Unidos porque cruzar el Río Grande es menos riesgoso que permanecer en sus países. Algunos incluso podrían perder la vida si regresan.
Son refugiados que no buscan nada más que lo que los inmigrantes Ingleses buscaban hace 400 años y quienes tuvieron la oportunidad de vivir en paz. Sin embargo, los mismos valores que fueron cimentados por la llegada de cada grupo de inmigrantes que han contribuido a nuestra nación han sido ignorados o, en el peor de los casos, retorcidos y convertidos en algo que puede dañar nuestro tejido social y que está causando miedo y angustia.
Las redadas que está haciendo el Departamento de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés), son indignantes e inhumanas. Son vergonzosas y van en contra de nuestros valores como nación. Otra vez cunde el pánico entre la comunidad inmigrante.
En vez de irrumpir a un hogar y arrestar a una madre y a sus hijos para luego llevarlos a un centro de detención sin asesoría legal, deberíamos de ofrecerles la oportunidad de permanecer en este país y darles refugio de la violencia.
En vez de separar familias, deberíamos de hacer el bien por los ciudadanos quienes perderían a su madre o a su padre si son deportados. En vez de negarles el proceso de ley que marca la justicia en nuestro país, deberíamos ofrecerles información, recursos, y asesoría legal para que un juez escuche su caso.
Al deportar a las familias que vienen de Centroamérica en busca de un lugar seguro en donde vivir, para ellos y para sus hijos, el gobierno de los Estados Unidos está desmenuzando los valores que nos han postulado como una luz de esperanza para quienes buscan una vida mejor.
El mundo lo sabe y nos está observando. Y si no alzamos la voz cada vez que estos valores están en peligro de desaparecer, y cada vez que poblaciones inmigrantes son el blanco de persecución e injusticia, nuestra sociedad corre el riesgo de perder lo que nos hace un país ejemplar. Pasaríamos a ser un país en donde el miedo y la intolerancia son la norma.
Debería de darle vergüenza a esta administración que en este momento miles de familias inmigrantes otra vez tienen miedo de ir al trabajo, de salir de sus casas, de mandar a sus niños a la escuela, o de abrirle la puerta a un desconocido.
Esto no representa a los Estados Unidos ni al gobierno que conocemos, aquel que nos ha defendido cuando nuestros derechos civiles han estado en juego. Somos un país tolerante y que siempre ha luchado por ser una sociedad inclusiva en donde acogemos a quienes nos necesitan.
Sigamos luchando por estas familias, y abogando porque reciban la misma oportunidad que nuestros antepasados recibieron y con la cual lograron construir este gran país.
Alcemos nuestras voces y salgamos a las calles a exigirle a este gobierno que pare las redadas. ¡Es momento de unirnos y decir ya basta!